historiasdecracks

Puedo sentir la inquietud y la angustia de los jóvenes ante la decisión de qué hacer tras el colegio.

Todo a su alrededor les hace sentir una gran presión sobre qué hacer después, al fin y al cabo es algo que determinará para siempre su futuro. En sus cabezas resuenan las frases de sus padres “elige bien, estás determinando tu futuro profesional”, “elige algo que luego tenga salidas”. Personas que sólo quieren su bien y tratan de guiarles hacia un próspero futuro.

Pero estos consejos nacen bajo la percepción de una realidad anterior, de decisiones que influyeron la carrera profesional veinte años atrás. Mucho ha llovido desde entonces y todavía mucho más que lloverá.

¿Son las salidas al escoger los estudios las mismas salidas que al terminarlos?

Hace poco trabajé muy de cerca con una consultora de innovación que buscaba un tipo muy específico de perfil: un antropólogo. Esta empresa se dedica a analizar la evolución de las motivaciones sociales para ofrecer innovaciones de valor a sus clientes. En sus equipos de trabajo siempre hay un consultor de negocio, un diseñador y un antropólogo que juntos captan tendencias y necesidades sociales. Es un negocio que existe en otros países como USA, donde no hay escasez de talento en ninguna de las áreas. Pero en España hay muy pocos antropólogos que estén interesados en el mundo de la empresa, porque aquellos jóvenes que combinaban la inquietud generalista con la económica fueron reconducidos a carreras más generalistas, quedando en estas facultades sólo aquellos que querían dedicarse a la investigación y la docencia, las únicas salidas que parecían posibles.

salidas

Me imagino al joven que se siente interesado por la antropología, la historia, las matemáticas o la botánica encontrándose con la oposición de sus mentores que, preocupados por su futuro profesional, les dicen que elijan algo con más posibilidades, que estudien empresariales,  derecho o ingeniería. Y a los que quieren ser creativos que estudien diseño, marketing y publicidad. Estas personas son ajenas a los cambios en las tendencias de talento y desconocen datos como por ejemplo el publicado hace semanas en The Economist que indicaba que los únicos perfiles incorporados en prácticas este año en las más prestigiosas agencias de publicidad de Nueva York son matemáticos y no licenciados en marketing y publicidad. Las habilidades analíticas de los formados en ciencias exactas son las que se buscan hoy en estas compañías, al igual que en empresas de banca y negocios digitales.

En España dejamos de formar en disciplinas cada vez más críticas para el entorno de la empresa del siglo XXI al desincentivar su formación pensando en las salidas profesionales del siglo anterior.

Formación para el futuro y no para el pasado

Estas influencias en la elección de la formación, con buena intención pero bajo un prisma anterior, dan como resultado una menor competitividad del talento en España. 

Si la economía española y la competitividad de sus empresas fuera medible con baremo sólo interno no tendría la tremenda importancia que adquiere al competir en un mundo y economía globalizados. Con un talento diseñado para un mundo antiguo nuestras empresas cuentan con menos recursos para competir cuando salen al exterior, o cuando tienen de diferenciarse de aquellas que se instalan al costado de su negocio físico o digital.

Formación para el futuro

El diseño de los estudios en otros países ofrece la posibilidad de que los jóvenes estudien algo que les interesa, que exploren en el campo de las artes o de las ciencias, y que luego lo complementen con una formación más enfocada a las salidas profesionales inmediatas. Aquí existe la costumbre de pensar que esa formación tiene la llave única del empleo y, como “más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer”, se dirige una y otra vez a nuestros jóvenes a disciplinas indiferenciadas que en muchos casos no conectan para nada con sus inquietudes, reduciendo su motivación en el aprendizaje. Y todos sabemos la importancia de la motivación en la excelencia de los estudiantes.

A pesar del reinado de la tecnología las humanidades vuelven a adquirir protagonismo. Las personas siguen siendo el origen y el objetivo del talento y sólo comprendiéndolas se pueden diseñar soluciones que mejoren su vida. En ese sentido es imprescindible el artículo de Dov Seidman publicado en Harvard Business Review  From the Knowledge Economy to the Human Economy”  Uno de esos artículos para enmarcar y poner en el despacho de toda persona que lidere una organización.

Como explicaba yo misma en el libro El Mapa de tu Talento:

Es preciso dar a los jóvenes la oportunidad de desarrollarse en lo que les interese y de elegir una disciplina en la que se sientan cómodos e ilusionados, para que se dediquen a ella con esfuerzo y aprendan de verdad. Una disciplina que enseñe a pensar, razonar, estructurar, argumentar, redactar y declamar, habilidades que preparan para las siguientes etapas de la vida profesional. Es hora de volver a la formación multidisciplinar que floreció en el Humanismo renacentista, el Al-Andalus de la época de Averroes o la Grecia clásica. Esta afirmación ha de ser bien interpretada. Saber un poco de mucho por sí solo es insuficiente. No es lo mismo divagar que cultivar la diversidad. Lo que distingue a un disperso de un culto es la exigencia y la perseverancia.

Si se elimina la ansiedad ante la decisión sobre los estudios, es más fácil centrarse en el aprendizaje, disfrutarlo y crear así una base firme para la profesión que finalmente la vida les proponga. 

Abramos miras. Dinamicemos las estructuras rígidas de los estudios en España y demos a nuestros jóvenes la oportunidad de aprender en disciplinas que les interesan. Porque puede ser que si les interesa sea por algo que ellos vean y nosotros no. 

**

Si quieres saber más sobre tendencias de talento, puedes leer más en  Historias de Cracks:

* Mamá ¿qué seré en el 2020?

* ¿Quién se ha llevado mi empleo?

* Las tres barreras a la innovación: integrando el Life Long Learning

* HijasDigitales

* ¿Estás al día de las tendencias de empleo?

 

***

Aprovecho esta entrada para invitaros a la primera edición de “5 Talks”, una iniciativa del  Mobile World Center en Barcelona.

Será el próximo jueves 4 de diciembre a las 19:30 hs en el MWC (Plaça Catalunya, Portal de l’Àngel 08002 Barcelona)

Un evento con 5 charlas sobre tendencias, tecnología, talento, transformación y telecomunicaciones. Con Elsa Punset, Chema Alonso, Nuria Oliver y Christian Rodriguez y yo misma.

Os dejo el enlace por si queréis acudir http://www.5talks.com/ . Será posible seguirlo por streaming. 

Mobile World Center

Seguro que puedes impulsar más tu talento y mejorar tu marca personal.
Contáctanos y te ayudaremos.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •