¿Cuáles son las carreras de gestión empresarial?

Menuda pregunta. Ni idea. Para mí no hay una carrera de gestión empresarial sino una trayectoria para la gestión de empresas.

¿Qué es la gestión empresarial?

Para encontrar la respuesta sería mejor definir la pregunta: ¿Qué es la gestión empresarial? Contestaría en cinco pasos:

 

  1. Comprender una necesidad a cubrir: saber marketing

Definir la necesidad y del servicio o producto que lo resuelve. Entender dónde está el diferencial frente a los competidores. Diseñar el producto o servicio, ponerle un precio, establecer una comunicación y una estrategia de distribución.

 

  1. Asegurar la sostenibilidad de la organización: saber finanzas

Que lo que te cueste hacerlo sea menos que lo que ganas, para que puedas tener capital con el que invertir en mejorar de forma continua. Entender los flujos de caja para no quedarte sin efectivo con que saldar cuentas a proveedores mientras que te pagan los clientes. Identificar las mejores formas de financiación, equilibrios entre socios, inversión en equipos y materiales…

 

  1. Hacer que todo funcione: saber operaciones y tecnología

Entender los flujos de los procesos, identificar los cuellos de botella, diseñar pautas para asegurar que la promesa al cliente se cumple con la calidad prometida. Usar la tecnología disponible como la herramienta que aporta ventaja competitiva.

 

  1. Liderar equipos: saber de personas

Saber usar las palancas de inspiración y motivación de personas, crear equipos, intervenir en discrepancias y potenciar colaboraciones. Implicar y comprometer a las personas en el alcance de los objetivos comunes.

 

  1. Entender la complejidad, el cambio y adaptarse a él antes: saber de estrategia

Tener un olfato de elefante y una vista de lince. Saber leer las situaciones antes de que llegue el manual y conducir la organización hacia la continua propuesta de valor de forma equilibrada con las personas, las finanzas y las operaciones en un mundo global y digital.

¿En qué carreras podemos tener acceso a la gestión empresarial?

Tradicionalmente eran las ciencias empresariales pero terminan nutriendo de empleados a empresas financieras y consultoras más que creando emprendedores.

La gestión empresarial en una empresa de ingeniería, traductores, marketing u operaciones se puede aprender igualmente en químicas, teleco, filología, publicidad u organización industrial. O en la vida trabajando mucho y observando aún más.

Deberíamos adoptar el formato de formación de 3 años más 2. Donde una carrera te amueblara la cabeza en un ámbito de tu interés y la otra te la complementara.

Cual debe de ser la formación complementaria

Cual debe de ser la formación complementaria y cuál la troncal casi daría igual. 3 años de ingeniería y 2 de filosofía. 2 años de empresariales y 3 de químicas. 3 años de publicidad y 2 de diseño industrial.

Seguro que los académicos universitarios se están llevando la mano a la cabeza leyendo esto. ¡Anatema! ¿Cómo podríamos cubrir el temario? Incluso yo, Arancha Ruiz, que también doy clases no dejo de resistirme cuando alguien me plantea reducir sesiones.

Pero seamos francos. El conocimiento ya no está acotado a una asignatura ni a un curso. Es un caudal continuo que una vez llega a tu vida ya no debería abandonarte jamás. Especializar a los jóvenes en una sola disciplina durante cuatro o cinco largos años no les asegura un empleo para el mundo profesional actual y probablemente sí les resta la capacidad para adaptarse al cambio constante.

Que aprendan, que exploren, que profundicen y que construyan paso a paso su trayectoria profesional para luego aplicarlo en sus propias empresas o en las de los demás.

 

 

Cuando leo en Internet agradezco los artículos cortos y concisos. Pero también me ocurre que si me interesa un tema quiero más. Así que si has llegado hasta aquí quisiera entregarte una idea adicional a modo de propina.

Te voy a contar una “Historia de Cracks”.

Esta historia demuestra que la vida profesional puede estar llena de distintas vidas algunas de las cuales te llegan sin que hayas estudiado para ello.

KukisConocí a Soli Arbulú cuando era la socia y responsable de diseño de Kukis, una empresa de galletas artesanas que había liderado la creación del sector en España. Ella y su socia definían sus galletas como “el regalo que se come”.  Con más de 350.000 seguidores en Facebook y un libro publicado sobre “el arte de pintar galletas” habían demostrado ser emprendedoras de éxito.

Pero ese proyecto no era el final, sólo era una etapa más precedida por una carrera musical y la vivida en paralelo como diseñadora.

De adolescente Soli llegó a Chile junto a su familia debido al trabajo de su padre, directivo de una multinacional. Junto a sus hermanos y amigos formó uno de los grupos considerados como de la “movida madrileña” en Chile. Se llamaba Nadie. En esta entrevista describen al detalle el origen de la banda y como muy al inicio pensaron que estaban haciendo el ridículo y que no le gustarían a nadie, nunca mejor dicho. Pero muy al contrario, un par de managers se interesaron por ellos y grabaron unos temas que se convirtieron en grandes éxitos de la generación del momento. Luego al padre lo trasladaron de nuevo y la banda se disolvió.

Soli se formó entonces como diseñadora, su esencia es de artista: visual, atrevida, con ganas de innovar. Trabajó en grandes agencias de diseño multinacionales y cuando decidió encontrar una ocupación más flexible para compaginarlo con su familia montó su propia empresa, Kukis, de la que ya os he hablado y después su propio estudio de diseño – StudioSoli– desde el que trabaja con grandes marcas como Custo Barcelona y consultores, médicos, músicos, interioristas y arquitectos.

Con motivo del veinte aniversario de aquella época musical chilena un día Soli recibió la invitación de volver a Santiago a cantar a los escenarios junto a sus compañeros de Nadie. Y fue. Cantó en un estadio delante de miles de personas que tarareaban junto a ella el estribillo de una canción que para muchos significó su himno de juventud.

Soli Arbulú en plena actuación en Chile

Un hito importante pero no el único en una vida que le llena en todos sus aspectos: de diseñadora, cantante, empresaria, mujer y también madre.

Soli no pensó que iba a ser cantante y lo fue. Estudió para lo que le gustaba, el diseño y no para ser empresaria. Aún así fue emprendedora y fundó un proyecto haciéndolo triunfar. Luego cambió las galletas por las webs y la creación de imágenes corporativas. Y cantó otra vez. Todavía está en su década de los cuarenta años con más de treinta de actividad profesional por delante. ¡Quién sabe qué más hará!.

Lo que estoy segura es que es un gran ejemplo de lo que es una trayectoria profesional de hoy que no está marcada por lo que se estudia sino por lo que se aprende y por las ganas de subirse a los buenos trenes que la vida te ofrece.

Si queréis conocer más sobre Soli y su banda Nadie

Facebook Nadie

Twitter Soli

Wikipedia Nadie

1 Comments

  1. Ramon Vidal

    Notable conclusión Arancha y mejor reflexión.

    Lo importante no es lo que se estudia; es lo que se aprende y el empuje que le des a lo aprendido.

    Has expuesto en la primera parte de este articulo, puntos 1 al 3, lo que la tradicionalmente la gente cree, en mi opinión equivocadamente, que la gestion empresarial se basa en el estudio y conocimiento de determinadas técnicas. Eso esta muy bien, pero no es suficiente!

    Donde radica realmente la posibilidad de éxito!! o no, donde se aporta lo mejor de uno mismo, es en el apartado 5, “La complejidad del cambio”, para conducirlo acompañado y sobre manera acompañando a las personas que con su ilusión, humildad y pasión hará que lo que alguien piense, visualice, racionalice y prevea se convierta en algo tangible.

    Soy de la opinión, aunque no es nada fácil, que lo una persona puede visualizar, se puede hacer.
    Más tarde o más pronto. Dependerá de si aciertas a la primera con el camino y cuantas piedras te encuentres en él.

    Fascinante historia de Soli Arbulú.

    Saludos!

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *