historiasdecracks

La transformación digital y la conectividad social han empujado a organizaciones y a profesionales a buscar la nueva gestión del talento. Una fórmula mágica que ayude a impulsar y desarrollar el talento en todas sus fases: creación, desarrollo y reinvención.

 

¿Cómo ha cambiado la gestión del talento?

Durante estos años he observado a distintos autores buscando maneras de analizar organizaciones, profesionales, generaciones y procesos – creo que incluso alguno consultó al oráculo de Delfos- tratando de encontrar el “quid” de la cuestión y gritar el ¡Eureka! que pueda convertir la idea en el próximo best seller de ventas*.

* yo incluida J

Pero cuando he dado un paso atrás para observar todo: el caos, el ruido y la actividad ¿sabéis que he visto?  Personas y procesos. Sentimientos y objetivos. Emociones y ambiciones.

He visto personas adaptándose al entorno digital como antes se adaptaron a la globalización, a la revolución industrial o a la acción de conquistar o ser conquistado por un imperio británico, español o romano.

He visto la creación de procesos que en este caso se llaman “digitales” y que no dejan de ser formas de enfocar la organización, los sistemas y los equipos para que el cliente adquiera un producto o servicio de forma ubicua (por el canal que él elija), inmediata y personalizada a sus gustos gracias a la capacidad de analizar el dato (Big Data).

Es más fácil entender la palabra digital cuando dejas de asociarla a una tecnología y la comienzas a ver como lo que es, un proceso.

He visto a las personas buscando su razón para ser y estar en este mundo, para encontrar un por qué y un para qué levantarse cada mañana y convertir sueños en objetivos, y metas en realidades.

He visto a la sociedad y sus individuos tratando de definir su trascendencia en términos de ambiciones: escribir un libro, plantar un árbol, tener un hijo, ganar millones o imprimir su efigie en todos los medios, lo que en siglos anteriores se hacía en una estatua o en un arco triunfal y hoy en Instagram o Facebook.

 

La historia no se repite, pero rima.

 

Dónde está la diferencia

¿Es una única óptica la que ayuda a gestionar un problema tan complejo? La solución no viene de cambiar el punto de vista, sino de adquirir visión global.

 

Formas para gestionar el talento

Encontrar formas para gestionar el talento que combinen personas, herramientas y contexto.

  • Si estamos en la era de la transformación digital hay que convertir el talento en digital: ubicuo, inmediato y personalizado a las necesidades del contexto.
  • Si estamos en la era de la conectividad social hay que convertir las organizaciones en entes conectados y colaborativos.

Adiós grandes estructuras con héroes anónimos. Adiós líderes ególatras en busca de gloria personal. La nueva gestión del talento da la bienvenida a una renacida organización y a una persona en proceso continuo de aprendizaje integrante de un grupo con el que coopera un fin.

Ninguno espera al otro y ambos se aguardan. Aprenden, colaboran, perseveran porque comparten objetivos comunes y cuando dejan de hacerlo se reestructuran con flexibilidad para integrarse en otros. Como piezas de lego, como ingredientes culinarios, como ideas en la mente de un artista.

¿A quién dice Arancha Ruiz  “hola”?

A la nueva gestión del talento: organizaciones y profesionales que ofrecen un “qué”, “cómo” y “para qué” donde el “por qué yo” es para beneficiar a un “nosotros”.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •