historiasdecracks

Los datos no mienten. El 48% de los reclutadores y directivos de Recursos Humanos usan las redes sociales para encontrar candidatos (informe Unique).

Indudablemente las redes sociales son fundamentales si estás buscando trabajo. Mueven el mercado y son un punto de encuentro dinámico entre reclutadores y candidatos. Esto lo ha visto muy claro Linkedin y tiene muchísimas aplicaciones y opciones para reclutadores y candidatos en búsqueda activa.

Pero de ahí a pensar que por el simple hecho de formar parte de una red social se ha de encontrar trabajo, hay un trecho.

Y más erróneo todavía es pensar que una vez se haya encontrado el nuevo empleo no tiene sentido seguir participando, actualizando el perfil o ampliando la red de contactos.

¡¡¡Meeeeec!!! Sonaría con estruendo la bocina de “afirmación incompleta”

Aclaremos primero cómo las redes sociales te ayudarán si estás buscando un cambio profesional:

  1. Reclutadores consultarán tu perfil profesional:
    • Si conocen tu nombre, lo introducirán para comprobar o ampliar la información que ya tienen sobre ti, buscar referencias, hacer un seguimiento de tu trayectoria, etc.
    • Si no te conocen, habrán llegado a ti por palabras clave como tu puesto, tu sector, tu especialidad, tus estudios u otro criterio que el seleccionador haya considerado como muy relevante en su búsqueda. Si tu perfil está bien explicado y definido te encontrarán. Si no, no.

2. Se publicarán ofertas que, gracias a los reenvíos de contactos, conseguirán llegar a un mayor número de potenciales candidatos. Y al estar en el círculo, te llegarán a ti, pudiendo evaluar si te interesa o no aplicar a ellas.

3. Seleccionadores considerarán que la información que vuelcas sobre ti es relevante y encaja con el puesto, y contactarán contigo para ampliarla o conocerte.

    • Te incorporarás en el proceso de selección y competirás con el resto de candidatos. Si la innovación, la tecnología, el aprendizaje son claves; si fuiste activo en la red social aportando opiniones de calidad; si ya has demostrado y compartido tu conocimiento con la comunidad en la que el seleccionador te encontró, tendrás puntos a tu favor que podrán ser decisivos a la hora de ser el elegido.

Resaltemos que en un proceso de selección juegan dos factores clave:

idoneidad para el puesto y oportunidad para optar a él.

Si no estás en las redes sociales, estás perdiendo oportunidades que otros sí aprovecharán por ti.

Pero las redes sociales no son una agencia de colocación per se. No puedes pretender dar de alta tu perfil y empezar a tamborilear los dedos delante del ordenador a ver cuándo te llaman todos los reclutadores de la red.  Puede que te llamen y puede que no. Que te encuentren o no. Que haya un puesto para lo que tú haces, o que tengas que reciclarte, mudarte o mutarte.

Las redes sociales son un canal, un punto de encuentro donde todos los días se comparten conocimiento y experiencias; se inician negocios; se encuentran proveedores, se retoman viejas amistades del pasado y un largo listado de usos más que se pueden hacer de ellas.

Y son indudablemente un lugar donde adquirir visibilidad. Encontrar y ser encontrado. Encontrar personas e ideas que no suponías, y ser encontrado para proyectos e intercambios que no se te hubieran ocurrido. A corto, medio y largo plazo.

Las redes evolucionarán y muy probablemente muchas de ellas morirán para dar paso a otras más eficientes o atractivas para los usuarios. Ya pasó con MySpace, y pasará con Facebook, Twitter, Linkedin, etc. Las redes, como la sociedad, están en continuo movimiento. Nada es permanente.

Si cuando ya tienes trabajo,  dejas de participar, ¿cómo seguir creciendo?

Evidentemente no le podrás dedicar el mismo tiempo que cuando estabas buscando empleo. Pero habrás aprendido a ser selectivo, a saber qué y quién es relevante para ti, siendo más eficiente en el tiempo que le dedicas.

Quisiera recordar qué más aporta la red social profesional:

– encontrar clientes y proveedores

– aprender y mantenerse actualizado

– intercambiar opiniones

– contrastar información

En definitiva, la red social es una manera de fortalecer la marca personal, ganar visibilidad y encontrar oportunidades de carrera, de clientes y de progresión profesionalque a veces sólo llegan si uno es lo suficientemente perseverante.

***

Un profesional que busca empleo tiene que tocar todos los palos, picar todas las puertas y enviar sus CV a un puzzle de más de 5.000 piezas en forma de bolsas de empleo y reclutadores. Usar las redes sociales es llamar a una puerta más, pero con la ventaja de que esta casa tiene las ventanas abiertas por donde miran continuamente lo que pasa alrededor.

Saber cómo ponerse, qué decir y cómo actuar para destacar es diferencial y forma parte de la marca personal.

 

Seguro que puedes impulsar más tu talento y mejorar tu marca personal.
Contáctanos y te ayudaremos.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •