historiasdecracks

El otro día en una de las clases que doy en el IE Business School sobre Personal Branding y Redes Sociales un alumno manifestó su miedo a que su empresa no viera positivamente su presencia en redes sociales.

Pocos días después me llegó de Hosteltur un artículo con un titular amedrantador: La sobreexposición en redes sociales puede ahuyentar oportunidades para el acceso al mundo laboral y promoción interna en el sector hotelero.

¿Es la empresa el nuevo Gran Hermano?

A la empresa le conviene dos tipos de empleados:

  • Empleados con miedo al cambio y poco notorios para su competencia. Pueden retenerlos con una remuneración comedida.
  • Empleados conocidos por clientes y competencia. Con su talento visible generan mucho valor para la compañía. Atraen clientes y refuerzan la notoriedad de la empresa. La empresa los fideliza con una alta remuneración, económica y no económica.

Cuando desarrollas tu marca personal debes hacerte varias preguntas:

  • ¿Tienes claro tu posicionamiento profesional y tus objetivos profesionales?
  • ¿Quieres trabajar para siempre en tu empresa?
  • ¿Quiere tu empresa que trabajes siempre para ellos?
  • ¿Cuál es tu objetivo al pertenecer a una red social?
  • ¿Cuál es tu política de conexiones?
  • ¿Qué contenido vuelcas en las redes sociales? ¿Es profesional o puede comprometerte?
  • ¿Cuidas tu privacidad?

Algunas respuestas a estas preguntas pueden ser:

  • Si estar en una red social no aporta nada a tus objetivos profesionales (dentro o fuera de la empresa en la que estás ahora), no estés.
  • Si has optado por no estar, y la vida te pone en una situación en que las necesitas (por ejemplo para encontrar trabajo), no pienses que vas a construir tu red en un día ni que vas a ver resultados a corto plazo.
  • Tus contactos te definen. Si dices que eres un experto en algo, y no tienes a nadie de esa actividad, chirría. Si tienes contactos de tus estudios, de tu profesión, amigos y profesionales de otro ramo, tu red te describe. La red que tienes debe ser coherente contigo.
  • No olvides que las redes sociales no sirven sólo para encontrar trabajo, también son lugares donde aprender y compartir, encontrar socios, clientes y proveedores.
  • Cuida tu privacidad y tu reputación. No todo vale. Lo que vuelcas no se borra.

Tu perfil en redes sociales es una extensión de tí, una carta de presentación, una tarjeta de visita. No olvides definir una estrategia on line acorde a tus objetivos y dedícale el tiempo necesario para alcanzarlos, ni más ni menos. No olvides que es un medio y no un fin en sí mismo.

Seguro que puedes impulsar más tu talento y mejorar tu marca personal.
Contáctanos y te ayudaremos.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •