historiasdecracks

El mes de diciembre ha sido intensivo en cenas de amigos del colegio, cocktails de empresa y comidas de departamento.

marca personal

Espero que en todas ellas llevárais preparado vuestro “elevator pitch“o discurso de presentación, en el que explicáis en qué estais ahora o vuestros planes de futuro, y el talento clave y único que poseéis para llevarlo a cabo.

¿No lo habéis hecho? ¡Pues manos a la obra! Pues ahora viene el momento de la verdad. Las reuniones familiares de Navidad.

Es curioso el hecho de que sabemos más lo que hace nuestro vecino que la profesión de nuestro cuñado. Parece que culturalmente es feo hablar de negocios en una reunión familiar. Pero ahora no estamos para esas ñoñerías. Debemos crear y buscar oportunidades.

Se asegura que el 70% de las ofertas de empleo se cubren a través de contactos. Eso incluye a la familia así que no te duermas en los laureles.

Repasemos las pautas de “venderse mejor” para que sean efectivas y no lograr el efecto contrario: el rechazo.

El elevator pitch consta de 3 partes: quién eres, qué haces y por qué es importante

Quién eres:

Definir quién eres estableciendo tu posicionamiento como profesional.

posicionamiento

a) Si desarrollas tu carrera por cuenta ajena: tengas o no tengas trabajo ahora, es bueno que expliques tu valor como profesional dentro de la organización. Lo que haces y te gusta hacer. Si trabajas en algo muy técnico, hazlo asequible, quizá tu cuñado nunca te entendió ¡este es el momento!. Transmite la pasión que te hace levantarte por la mañana. Si no estás muy contento en tu compañía actual, no la critiques. No te quejes, estamos hartos de críticas y además es Navidad. Sé positivo y muestra tu interés por crecer en otro sitio. Expresa los deseos que tienes para desarrollarte profesionalmente en el año próximo. Si estás buscando trabajo, ayuda a los demás a saber exactamente para qué sirves. Si les dices que “para cualquier cosa”, que sepas que será muy improbable que te llegue algo por esa vía. Ponle nombre y apellido a tu trabajo ideal.

b) Si eres emprendedor, si tienes tu propio negocio ¡es el momento de promocionarte! Explica a tu familia por qué tus clientes te escogen a tí, cuál es tu valor diferencial…¡y pide a tus familiares que te recomienden en sus círculos!. Lleva una muestra si haces algún tipo de producto o prepara unas felicitaciones en papel con el logo de tu empresa si ofreces servicio. Aunque estemos en la era digital, tus familiares valorarán mucho el detalle y se acordarán de tí en enero.

2. Qué haces y por qué importa

Explicar un producto, un servicio, un puesto de trabajo dentro de una organización es correcto, pero no es suficiente.

Para que les quede grabado en la memoria hay que llegar más allá. Tienen que visualizarte “trabajando”, tienen que imaginarse el resultado de tu labor. Y sobre todo, tienen que verle un sentido más allá de la mera función. Les tienes que hacer comprender tu misión.

vision empresarial

Pongamos un ejemplo:

– Eres comercial: no se trata sólo de que vendes. ¿Tu producto o servicio tiene un valor para la sociedad? Si la respuesta es sí, explica el bien que haces. Si es algo poco relevante ¿es tu equipo tu prioridad? Muestra tu faceta de organizador y motivador.

– Eres ingeniero: no se trata sólo de lo que diseñas o construyes. ¿Tiene un valor para la sociedad? Si la respuesta es sí, explica el bien que haces. Si es algo poco relevante ¿es tu pasión por la ingeniería tu prioridad? Transmítelo.

– Eres abogado, arquitecto, médico. Tu profesión es vocacional, en tu caso es fácil conectar con tu misión. Quizá tu familia piense que, como siempre te ha ido todo bien, no necesitas nada. Si necesitas crecer en clientes, a menos que se lo digas, no lo van a adivinar.

***

Desde Historias de Cracks os deseamos una Feliz Navidad y un próspero y ¡activo! 2012.

Feliz Navidad

***

Seguro que puedes impulsar más tu talento y mejorar tu marca personal.
Contáctanos y te ayudaremos.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •