historiasdecracks

El personal branding ha seguido la estela del branding en muchos aspectos y el sistema de recomendación no podía dejar de ser uno de ellos.

 

like

 

Las marcas de productos y servicios se matan por conseguir una recomendación, la opinión positiva de alguien que haya probado el producto y diga “me gusta” influyendo al resto de potenciales consumidores que acudan tras ese efecto llamada y de prueba social.

Las empresas saben que es la recomendación de un cliente la que convence más, incluso por encima de la información que da el director general de la compañía. Según un reciente estudio publicado por Nielsen, el 70% de los consumidores son influenciados directamente por la opinión que encuentran previamente online sobre los productos –conocido como ROPO (Research Online, Purchase Offline).

 ¿Y cómo hace la marca personal para seguir a las marcas en este sistema de recomendación que tan buenos frutos está dando?

Hasta ahora no era fácil.

 

Los sistemas de recomendación de personas no acababan de funcionar ya que las grandes diferencias culturales hacía muy difícil a cualquier plataforma autodefinida como global implementar un modelo común: en los países anglosajones nadie osa dar una referencia gratuita, siendo un acto de mucho valor para el que la da y el que la recibe. En cambio, en los países latinos todo el mundo sabe que las recomendaciones son poco menos que redactadas directamente por el sujeto objeto de la misma siendo el recomendante el mero rubricador. Se suele tender en la mayoría de los casos al sistema tradicional de referencias, descolgar el teléfono y pedir sin tapujos la cruda opinión.

Pero he aquí que Linkedin da, como en casi todo lo que hace para mejorar su red social profesional, en el clavo.

Todo comenzó hace un tiempo cuando lanzó en fase beta el apartado de “skills”. El usuario podía poner en su perfil las especialidades que dominaba, ya fueran hard o soft skills.

skills

Estas habilidades están todas definidas en inglés, eliminando la confusión idiomática. En cada Skill se puede ver qué otras áreas están relacionadas, qué colegas trabajan en ella y su crecimiento dentro de la red social, creando líneas de conexión vertical por especialidad.

*En esta imagen podemos observar por ejemplo el crecimiento exponencial de profesionales del personal branding 

 Supongo que Linkedin ya pensaba en el siguiente paso, utilizar las skills como sistema de recomendación, que funciona de la siguiente manera:

 La herramienta te solicita que refrendes o no una Skill que un contacto tuyo tiene en su perfil, incluso te sugiere algunas en función de las palabras clave que su perfil contiene. Al ser un acto totalmente intuitivo y descargado de un exceso de afectividad, invita con un simple click a refrendar las habilidades profesionales de los usuarios de Linkedin. Como ya se hace en productos y servicios, el conjunto de opiniones ayuda a definir la calidad y fiabilidad de las personas. Puede intuirse que aquel que tenga más de 10 personas afirmando su conocimiento en un área, algo debe saber de ella. Y como efecto añadido, el sujeto objeto de la recomendación, consigue visualizar su reputación profesional.

skills linkedin

 Pensar en hacer un estudio de mercado cualitativo para medir la reputación personal es casi impensable, pero Linkedin lo ha hecho posible simplemente dando a las personas la capacidad de refrendar estas skills. Analizando mi caso por ejemplo, con este pantallazo de mi perfil, claramente mi posicionamiento está fuertemente asociado a Personal Branding, Identidad On Line, Blogging y Career Assessment y menos a RRHH y a mi actividad de Headhunter. Como Headhunter & Talentist (experta en selección y marca personal) tengo dos disciplinas asociadas a mi perfil y gracias a Linkedin sé que mi público objetivo en esta red me relaciona mucho más con mi actividad de personal branding y blogging en www.historiasdecracks.com que con la de Headhunter. A partir de ahí, y dependiendo de mis objetivos, podría tomar la determinación de seguir potenciando ese posicionamiento o intentar migrarlo a otra área. Ahora tengo gracias a Linkedin información y un punto de partida sobre el que trabajar.

 

Así que cuando Linkedin te pregunte si quieres recomendar a tus perfiles sugiriéndote algunas skills, dedica unos minutos a señalar las que sí te parecen adecuadas y descartar las que no. Con ello ayudarás a esa persona y a su público objetivo a reconocer las habilidades en las que se le posiciona.

 que no

Por último, revisa las skills que tienes asociadas a tu perfil y busca aquellas que realmente te definan y sobre las que quieras construir tu posicionamiento.

Como consejo, selecciona al inicio un máximo de siete a diez y revísalas cada cierto tiempo, sustituyendo las poco populares por otras que definan de forma distinta tu talento. Así mediante prueba, error, feedback popular y ajustes terminarás elaborando una buena lista de skills que describan –y recomienden- a la perfección tu perfil.

Como hace toda buena marca que se precie en social media hoy.

***

Seguro que puedes impulsar más tu talento y mejorar tu marca personal.
Contáctanos y te ayudaremos.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •