historiasdecracks

Ayer estuve en un panel de reflexión sobre el “error” en el Biz Barcelona, un encuentro imprescindible para emprendedores. El tema me interesa, por ser yo misma emprendedora y por ayudar mejor a los emprendedores a desarrollar su marca personal.

Hubo una mesa redonda formada por las principales Fundaciones de apoyo al emprendimiento con Sonia Mulero (Fundación Inlea), Julián Vinué (Wayra), Josep-Miquel Torregrosa (KIC InnoEnergy) y Juan Pérez (La Salle Technova). También tuve la oportunidad de escuchar a Pilar Roch de Womenalia y a Charles Ehredt de ODIGEO.

De todos ellos podemos elaborar la siguiente lista de errores comunes cometidos por los emprendedores antes, durante y después de crear una start-up:

ERRORES ANTES- ETAPA SEMILLA DEL PROYECTO

De actitud:

  1. No levantarse muy rápido después de un fracaso y seguir adelante con el siguiente proyecto.
  2. Desconfiar de todos y no generar network ni pedir ayuda por miedo a la copia. Las ideas no valen nada, sólo la capacidad de convertirlas en realidad. Estar demasiado centrado en el propio proyecto y no colaborar con otros- la generación de un network emprendedor basado en la reciprocidad y la ayuda mutua impulsa la creación de los cluster que protegerán y ayudarán a los emprendedores a lanzar sus proyectos-
  3. Falta de “hambre”. Conformarse al primer intento, no mostrar interés ni hacer seguimiento en la conexión con agentes clave. La mejor manera de ser los mejores es preguntar, insistir, perseguir, hacer análisis.

De estrategia:

  1. No poner foco en un segmento y una necesidad.
  2. Carece de líder y/o vendedor. Es imprescindible la existencia de ambos perfiles para que salga adelante.
  3. Desconocer el sector donde se está.
  4. Perder la perspectiva del cliente. En proyectos TIC pensar demasiado en la tecnología y poco en qué necesidad de mercado cubre.
  5. No saber que los competidores no son los que tienen la misma tecnología–cosa en muchos casos imposible por ser nuevas creaciones- sino que son productos o servicios que cubren la necesidad.
  6. Dimensionar poco o mal el tamaño del mercado potencial (exceso de expectativas por estar cegado por el amor al proyecto).
  7. No hacerse con los socios más adecuados.

De táctica:

  1. No saber cuánto capital se necesita para empezar. Es un signo de inmadurez de proyecto.
  2. No controlar la contabilidad: desconocer qué entradas y salidas de capital necesita.
  3. No mantener los gastos al mínimo.
  4. No establecer los KPI (indicadores de resultados clave para la compañía) adecuados para saber en todo momento la evolución del negocio. Uno clave es el coste de adquisición de un cliente. Si el coste es más bajo que el ciclo de vida del cliente y la rentabilidad que obtienes de él tu negocio es viable y si no, no se mantendrá.
  5. Ser descuidados en las presentaciones que se realizan a inversores o en las solicitudes de incorporación a una Fundación de ayuda al emprendedor. La falta de interés en estos detalles está considerado como un mal presagio para los inversores.
  6. Contar con un elevator pitch poco elaborado: 3 minutos para explicar en qué consiste el proyecto y qué necesidad cubre: 1) problema 2) por qué no está cubierta esa necesidad ya 3) cuál es el segmento que cubre y dimensión del mercado 4) por qué te van a comprar a ti y no a otros.

ERRORES DURANTE- CUANDO LA START-UP YA ESTÁ EN MARCHA

De actitud:

  1. No considerar el fracaso como una posibilidad. Pensar que tener una idea, pasión y perseverancia es suficiente para sacar adelante la empresa. Aún con estos tres elementos hay una alta probabilidad de fracasar y hay que asumirlo desde el principio con deportividad.
  2. Tener pereza de “vender” el proyecto, preferir estar desarrollando el proyecto en lugar de hacer una presentación y buscar financiación.

De estrategia:

  1. Equivocarse en a quién se dirigen en la captación de la inversión. No investigan a quien tienen delante. Estar desesperado y pedir a fondos a quién no toca.
  2. Ponerse a buscar financiación con un modelo de negocio inmaduro. Esto “quema el proyecto” . Una vez que el inversor lo conoce y lo descarta, difícilmente lo volverá a evaluar.

De táctica:

  1. No controlar la contabilidad: desconocer qué entradas y salidas de capital necesita sin cuyo control será imposible asegurar la supervivencia de la empresa.
  2. No hacer un seguimiento continuado de los KPI (indicadores de resultados clave para la compañía) para saber en todo momento la evolución del negocio y de su competencia.

ERRORES DESPUÉS- CUANDO LA START-UP HA DE CRECER

De actitud:

  1. No querer diluir la participación del fundador con la entrada de nuevos inversores necesarios para el crecimiento del proyecto. Se piensa que se pierde el control o la exclusividad sobre “la obra”, pero ¿y si eso es lo que precisamente la mata?
  2. No asumir que todavía existe la posibilidad de fracasar y tratar de mantener la empresa con vida a toda costa conduciendo el proyecto a una muerte lenta y un desgaste del emprendedor – “Die Fast” dicen los americanos.

De estrategia:

  1. Perder el foco del core Business como solución desesperada para incrementar los ingresos.
  2. No definir los próximos pasos adecuados para el crecimiento y hacerse con los socios adecuados– buscar acuerdos con empresas de mayor tamaño-. Encuentra parnetship con las grandes porque son las que puede crear impacto.

De táctica:

  1. No hacer un seguimiento continuado de los KPI (indicadores de resultados clave para la compañía) para saber en todo momento la evolución del negocio y de su competencia.

Estos errores resultan todos muy conocidos aunque el hombre es el único animal que siempre tropieza dos veces con la misma piedra. O que necesita tropezar en su propia piedra para reflexionar e interiorizar el aprendizaje.

La mejor manera de ser un emprendedor de éxito es cometer muchos errores, aprender de ellos muy rápido y levantarse para crear el siguiente proyecto más rápido todavía. Hoy es fácil y barato innovar…y también copiar. Los mercados son globales y están hiperconectados. La velocidad es un factor clave para el éxito en el emprendimiento y si eres capaz de acelerar tu proceso de aprendizaje en experiencias, aceleras tu sabiduría y tu capacidad de adaptación a este entorno.

Algunas recomendaciones e impresiones personales antes de terminar.

Si quieres buscar apoyo en entidades de ayuda al emprendedor debes saber que:

  • Prefieren los proyectos colectivos a los individuales. Si estás solo en tu proyecto considera crear un equipo de gente que crea en ti aunque no peques de exceso (a partir de 3-4 miembros es multitud aunque siempre hay excepciones).
  • Demuestra que has conseguido crear “seguidores” del proyecto- los amigos, familiares o locos (F&F&F)-. Es una prueba social de que eres capaz de generar mercado y convencer a otros.
  • Has de luchar por eliminar los prejuicios que tienen los de ayuda al emprendimiento e inversores. Son humanos y después de evaluar tantos proyectos han creado sus propios criterios de descarte. Si crees en tu proyecto, evita el error de desistir ante la primera negativa.

Es fácil hablar de los errores de terceros y difícil de los propios. Los ponentes de la mesa redonda reconocieron los suyos. La mayoría coincidió en que en ocasiones perdían la objetividad al involucrarse emocionalmente con los emprendedores durante su proceso de acompañamiento al proyecto. De ello también ha habido un aprendizaje y gracias al seguimiento objetivo de los KPI pueden detectar en todo momento el estado del proyecto y sus probabilidad de supervivencia. Saben que por doloroso que sea han de ser taxativos y ayudar al emprendedor a ver rápido si su proyecto es inviable.

También me gustaría darle mi enhorabuena a Pilar Roch por su valentía al reconocer sus errores en público. Creo que después otros contaron los suyos pero yo ya no me pude quedar.

Aunque el mejor aprendizaje se obtiene del error propio, reflexionar sobre el ajeno también ayuda mucho a prevenir grandes deslices.

***

Para los que se hayan quedado con más ganas del tema, me gustaría compartir con vosotros una entrevista que le hicieron a Sonia Mulero de la Fundación Inlea hablando de la importancia del líder en los proyectos emprendedores.

Para mí Sonia es una persona clave en el entramado emprendedor en Barcelona. Ya sea desde su posición en la Fundación Inlea, como miembro del equipo colaborador del proyecto de Barcelona-San Francisco Sister City o simplemente por ser la extraordinaria persona que es, Sonia es una de las mejores aliadas en España para la promoción del nacimiento y crecimiento de empresas gracias a su inagotable capacidad de conexión entre intereses que han de encontrarse, su siempre humano y profesional asesoramiento a emprendedores y su continua voluntad colaboradora que ayuda a limar desencuentros y facilitar la creación del entramado emprendedor. Los que la conocen saben que no estoy exagerando en mis cumplidos. Gracias Sonia por tu extraordinario trabajo.

 

Seguro que puedes impulsar más tu talento y mejorar tu marca personal.
Contáctanos y te ayudaremos.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •