historiasdecracks

Me gustaría compartir con vosotros este video que realicé para ESIC sobre “Cómo posicionarse ante un Headhunter”.

Si te encuentras en un momento de cambio profesional encontrarás consejos prácticos usando paralelismos entre el marketing de producto y la marca personal.

 

Los consejos se podrían resumir en dos:

1. Identifica el mercado donde trabajar

Averigua qué buscan las empresas que te interesan y para las que tú perfil es interesante y muestra que eres la pieza perfecta para “plug and play”

Es mejor que la primera variable de búsqueda no dependa sólo de la intuición o la vocación.

Observa si el sector y la función que dominas está en crecimiento o decrecimiento, si existen oportunidades a largo plazo, si se está produciendo una deslocalización que hace razonable pensar en un traslado de tu industria a miles de kilómetros en pocos años o la evolución de tu función a otras disciplinas que te resulten menos atractivas.

El talento nace y se desarrolla en su entorno, no lo olvides nunca.

2. Simplifica el mensaje de valor y trabaja el networking

En marketing la expresión «posicionamiento de marca» se refiere a la asociación única que se produce en la mente de un consumidor entre una marca y un atributo. Actúa como “el juego de la memoria” sólo que en lugar de fichas idénticas asocia la marca con una característica única del producto o servicio, y en este caso de la persona.

El posicionamiento de marca que se produce cuando alguien piensa en ti y le viene a la mente una asociación de atributos, circunstancias y características que relaciona contigo se llama «reputación».

Si trabajas tu mensaje lograrás que esa etiqueta para tu talento sea justo la que tú quieres.

La reputación que generas con tu marca personal será la mejor aliada de tu carrera profesional.

Tanto si te encuentras en búsqueda activa como si estás contento en tu trabajo es fundamental que sepas simplificar tu mensaje e ir al grano.

  • Ponte en la piel del seleccionador y elabora la lista de requisitos que pedirías para alguien que ocupara el puesto al que aspiras.
  • Ordena tu propuesta de valor.
  • Recuerda centrarte en lo más importante, en lo que es de verdad relevante, dejando de lado generalidades.

El mensaje ha de ser transmitido en los foros clave para la generación de tu reputación:

  • Colegas, pares o competidores.
  • Mercado: empresa actual, empresa anterior, clientes anteriores, RRHH, etc
  • Certificadores: profesores, periodistas, evaluadores de talento, miembros de asociaciones profesionales, jefes de tu pasado
  • Gran Público: personas de tu entorno que no pertenecen a tu esfera profesional pero que te pueden ayudar a construir tu reputación.

Identificando las oportunidades en las que tu talento es relevante y diferencia y logrando que esa propuesta de valor se quede fijada en la mente de los demás es como lograrás que toda tu red colabore en tu búsqueda de trabajo ideal.

¿Qué es un Headhunter?

Existe mucho misterio en torno a la figura del Headhunter, un consultor que goza de cierta fama de inaccesibilidad.

El headhunter es un consultor de talento cuya misión principal es asesorar a la empresa sobre qué perfil le interesa más y encontrarlo. Por ello controla información privilegiada sobre muchas de las posiciones de alto nivel que se mueven en el mercado.

Los headhunter habitualmente son personas que han triunfado en el mundo directivo y que son muy hábiles en la comprensión de sectores en los que poseen valiosos contactos. Su valor para la empresa cliente es comprender sus necesidades para localizar el mejor candidato para los retos a los que se enfrentan.

Por lo tanto la principal función del headhunter es asesorar en talento y la segunda encontrar el mejor candidato. Está permanentemente alerta e identificando contactos que en un futuro le puedan servir para informarse de un sector o localizar un talento en un momento dado. Con la visibilidad de la función ha obtenido en los últimos tiempos mucha atención y muchos profesionales en búsqueda activa de cambio creen que ofreciéndose a ellos conseguirán simplificar y aliviar la difícil tarea de buscar trabajo.

Esto es falso. El headhunter busca profesionales pero no necesariamente son los mismos que están buscando un cambio. El que busca no siempre es el buscado. Este desequilibrio genera frustración entre los que tratan de llegar al headhunter sin éxito pues éste no le dedicará mucho tiempo para orientarle sobre sus opciones de empleabilidad ni le incluirá a corto plazo en su terna de candidatos a menos que sea exactamente lo que está buscando.

El cliente del headhunter es la empresa, nunca el candidato. Por eso no te sientas mal ni ignorado si no te atiende, no estás llamando a la puerta adecuada. Si quieres asesoramiento de carrera o herramientas para buscar empleo es mejor que te dirijas a un consultor de Outplacement. También puedes leer el libro “Qué busca el Headhunter”  que escribí precisamente para explicar todos los entresijos del sector y que descubre los secretos del headhunter para que puedas saber antes que nadie qué posiciones van a abrirse y quién encajaría mejor.

Seguro que puedes impulsar más tu talento y mejorar tu marca personal.
Contáctanos y te ayudaremos.

  • 55
  •  
  •  
  •  
  • 1