historiasdecracks

Estamos bombardeados a diario con titulares amenazantes de gran efecto en nosotros:

El 34% de los puestos de trabajo estarán en peligro a partir
de 2030 por la automatización del empleo

Peligro de extinción: diez empleos que en el futuro cercano
serán sustituidos por robots

“La inteligencia artificial amenaza la existencia de nuestra
civilización”

La publicidad negativa funciona para atraer lectores

Este tipo de titulares funcionan muy bien porque atacan directamente a los “metaprogramas” las claves que nos indican la forma en que una persona procesa la información. Son poderosos patrones internos que ayudan a determinar cómo se forma sus representaciones internas y dirige su comportamiento.

Los metaprogramas proporcionan la base para decidir que algo es interesante o aburrido, una bendición o una potencial amenaza potencial.

Nuestro instinto de supervivencia como humanos busca información que nos ayude a ganar placer y evitar el dolor. Este tipo de titular nos advierte de un inmenso dolor (la obsolescencia profesional, la pérdida del empleo, la amenaza de lo desconocido) y nos motiva inmediatamente en conocer más y hacer click en el enlace para encontrar alguna pista sobre cómo evitarlo.

Infundir temor enciende las alertas pero también paraliza

Se ha considerado una obligación de instituciones públicas y medios de comunicación concienciar a la población de las consecuencias de la transformación digital del mercado de empleo, algo necesario y que les honra.

Pero el exceso y la magnificación puede producir en el ciudadano de a pie una gran sensación de impotencia e incapacidad para influenciar, intervenir ni abordar su papel individual en tamaña transformación. Puede paralizarle.

Es fundamental acompañar estos titulares de una ventana de esperanza real como es la adaptación mediante el aprendizaje.

La obligación de las administraciones no es tan sólo alertar. Es necesario que aborden las reformas estatales y legales que ayuden al profesional y a las organizaciones en su adaptabilidad porque recordemos que ellos solos no pueden y sin una flexibilización de la rigidez del mercado laboral perdemos una gran capacidad para competir en el mercado del talento globalizado.

No te creas todo lo que leas

Leí en mi blog favorito de ciencia Microsiervos este artículo.

 

Afirmaba lo siguiente:

Según mi Regla 75—20—5 diría que el 75 por ciento de lo que publican los medios tecnológicos es inexacto, el 20 por ciento es completamente mentira y el 5 por ciento es cierto.

[…] La rapidez y la exageración han ganado mientras que la exactitud y los matices están casi extintos. Aún no llega a ser otra época de «periodismo amarillo», pero nos vamos acercando.

Puedes omitir «tecnológicos» y la Regla 75—20—5 seguirá siendo válida.

Los consejos de Arancha para sobrevivir al pesimismo

1. Contrasta los titulares en búsqueda de otra versión más optimista

Hay fuentes que ayudan a tener una visión optimista que contrarresta el pesimismo.

Por ejemplo en este video Bill Gates explica que quizás los humanos en nuestro crecimiento de población no seremos la plaga que agote todos los recursos del planeta que otros titulares advierten.

Busca las fuentes que te ayuden a entender la situación desde todos sus puntos de vista. Yo por ejemplo consulto informes de prestigiosas instituciones como el World Economic Forum y sigo diariamente publicaciones, fuentes y opinión leaders que me ayudan a comprender el mundo en toda su extensión.

Si quieres usar mis fuentes puedes seguir mi lista de favoritos de Twitter.

2. Cambia el futuro por una versión mejor

En pasajes de la Historia existen textos que describían y advertían sobre las grandes amenazas de cada tiempo y ponían en duda nuestra capacidad de hacerles frente. A pesar del catastrofismo sobre el futuro todavía estamos aquí y aunque hacemos muchas cosas mal también otras muchas bien.

Como el protagonista de Minority Report. Si te dicen que tu futuro ya está escrito, que será terrible pero tú crees en ti mismo ¿no harías algo desde ya para cambiarlo?

Soy de las que cree que la realidad supera la ficción y que como Tom Cruise en la película Minority Report conseguiremos cambiar un negro destino que no paran de decirnos que ocurrirá por un futuro brillante.

Aunque a veces se esfuercen en que creamos lo contrario a base de titulares deprimentes, a pesar de todo lo negativo que existe, estoy convencida de que seremos capaces de creer en nosotros y utilizar el talento que tenemos para construir entre todos un mundo mejor.

No nos demos por vencidos y demostremos que un mundo mejor es posible.

Seguro que puedes impulsar más tu talento y mejorar tu marca personal.
Contáctanos y te ayudaremos.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •