historiasdecracks

El auge de las nuevas tecnologías y las redes sociales profesionales como LinkedIn puede hacernos pensar que las tarjetas de visita son cosa del pasado. Pero, nada más alejado de la realidad. Bien utilizadas, las tarjetas de visita pueden ser un gran aliado para ayudarte a definir tu marca personal y darla a conocer en el mundo real.

No podemos olvidar la importancia del face to face para darte a conocer y crear contactos que te ayuden a crecer a nivel personal y profesional. Y, como decía Oscar Wilde: “No hay una segunda oportunidad para una primera impresión”. Por eso tenemos que intentar aprovechar al máximo ese primer contacto y utilizar todas las armas que tengamos a nuestra disposición.

Pero por supuesto, no todas las tarjetas de presentación pueden ayudarte a cumplir este propósito. Mi recomendación es que si tienes dudas acudas a profesionales en impresión digital como. Yo intentaré solucionar algunas en este artículo en el que quiero hablaros de por qué hoy en día las tarjetas de visita siguen teniendo vigencia, qué características tiene que tener una buena tarjeta de visita y la importancia de la primera impresión para nuestra marca personal.

¿Por qué hoy día las tarjetas de visita siguen siendo importantes para nuestra marca personal?

Actualmente tenemos más herramientas que nunca para dar a conocer nuestra marca personal. Sin embargo, a veces, los que mejor funcionan son aquellos que llevan haciéndolo durante años. Aunque es cierto que las tarjetas personales han quedado en el olvido, las profesionales cada vez son más importantes por diferentes razones.

Estas son algunas de las razones por las que debería tener una tarjeta de visita profesional:

  • Se convierten en nuestra carta de presentación cuando vamos a alguna conferencia o participamos en un taller o evento. Coincidiremos con muchísimas personas interesantes y es posible que la falta de tiempo no nos permita intercambiar nuestros datos como quisiéramos. Entregar una tarjeta de visita nos da la posibilidad de conseguir que nos contacten después con más tiempo.
  • Ayudan a las personas a recordar mejor nuestro nombre y asociarlo con nuestra marca y todos los elementos que la rodean como el logo y nuestros colores corporativos.
  • Nos brindan una gran posibilidad para expresar nuestro estilo y diferenciarnos del resto de personas.
  • Hacen que la otra persona tenga nuestros datos al alcance de su mano y le resulte mucho más fácil contactarnos.

 

¿Qué tiene que tener una buena tarjeta de visita?

Como ya os adelantaba antes, no todas las tarjetas de visita son buenas y si de verdad queremos que jueguen en nuestro beneficio tenemos que prestar atención a todos los detalles. No debemos de olvidar que la tarjeta de visita será nuestra carta de presentación.

Estos son algunos de los elementos a los que tenemos que prestar atención:

  • El tamaño y formato: Escoge un tamaño cómodo y que sea fácil de guardar y apuesta por una letra clara y fácil de leer.
  • Los datos: Piensa en qué quieres que tu interlocutor conozca. Debes de incluir los datos imprescindibles para definir tu perfil profesional pero, cuidado con los excesos, a veces menos es más.
  • Los colores: Busca unos que te definan. Por ejemplo, usa colores llamativos como el rojo o naranja si quieres parecer extrovertido y azul marino y violeta si quieres un aire serio y más formal. Y, por supuesto, si tienes una marca ya definida, te recomiendo apostar por tus colores corporativos.
  • Gráficos e imágenes: Utiliza los justos y necesarios, tu logo es imprescindible pero evita demasiados grafismos que puedan desviar la atención.
  • Tipo de papel: Evita tarjeta de baja calidad, pueden crear una mala impresión. En estos casos, merece la pena invertir un poco más en un papel agradable al tacto y resistente.

 

La importancia de la primera impresión

La primera impresión es esencial ya que, en muchas ocasiones, no tendremos una segunda oportunidad. Se dice que cuando conocemos a una persona esta solo tarda unos segundos en hacerse una idea de cómo somos y, como dice ese dicho popular: “la primera impresión es la que cuenta”.

El tiempo también suele jugar en nuestra contra. Ya hemos hablado en numerosas ocasiones del elevator pitch. Seguro que si tienes dominada esta técnica sabes que hay que aprovechar al máximo esos momentos en los que retenemos a nuestro interlocutor para poder “vendernos” de la mejor forma posible. Por eso, las tarjetas de visita resultan tan interesantes para la marca personal. Son un aliado que nos asegura poder pasarle nuestra información a las personas que nos interesan y nos ayudan a tener un aspecto mucho más profesional.

Seguro que puedes impulsar más tu talento y mejorar tu marca personal.
Contáctanos y te ayudaremos.

  • 8
  •  
  •  
  •  
  • 1