historiasdecracks

La marca personal de deportistas es algo que me apasiona. Por eso me encantó cuando tuve el honor de participar junto al FC Barcelona en las jornadas Barça: femenino plural, organizadas por el club para conmemorar el Día Internacional de la Mujer

El objetivo de esta jornada, impulsada por María Teixidor miembro de la Junta del Barça y Presidenta del grupo Edelmira Calvetó  era mostrar el apoyo del Barça como club al deporte femenino.  Participé en la segunda parte del evento junto a una gran experta en diseñar estrategias de marketing para incluir específicamente al colectivo femenino en la comunicación de las marcas Gemma Cernuda de EllasDeciden, en un bloque diseñado para hablar de las deportistas y su relación con las marcas y los patrocinios. Cerró el evento la extraordinaria Estrella Montolío . En directo Alexandra Etel, Visual Storyteller fue recogiendo las ideas en unos preciosos paneles de gran formato

Podéis ver más información sobre cómo fueron las jornadas y un vídeo de las ponencias en este enlace. En este artículo me gustaría compartir con vosotros las reflexiones principales de mi charla.

 

Las deportistas son héroes. Sus historias nos hacen valientes.

Si preguntamos por figuras femeninas del deporte quizás nos viene a la mente rápidamente Serena Wiliams o Mireia Belmonte y junto a ellas palabras como #Fortaleza #Superación #Excelencia #Ganadora #NúmeroUno También #Tenis ó #Natación

¿Y Andrea Fuentes? ¿Os suena? Es, junto con Mireia Belmonte, la deportista española con más medallas olímpicas. En concreto, con tres platas y un bronce que se suman a trece medallas en Mundiales y doce en Europeos.

Quizás individualmente no tiene tanta marca. Pero sí cuando hablamos de las “Sincronizadas”, que no es un plato mexicano, sino el equipo de nadadoras que tantas alegrías ha dado al deporte de este país. En este caso, el logro de Andrea Fuentes, junto a otras, ha creado la marca de un equipo entero, y los atributos de #Coordinación #Apoyo #Esfuerzo #MedallaOlimpica #NúmeroUno son del grupo y contagia a todos sus miembros. La marca personal de la organización, potencia la marca personal de sus integrantes.

Marca personal de deportistas

Asociamos marca personal a fama. La fama es que te reconozcan por algo, que asocien tu nombre a algo, que visualicen tu cara… La marca personal es mucho más. Es que  lo que los demás piensen de ti, esté alineado con lo que tú quieres que piensen. Cuando marca personal y reputación se alinean, ¿sabéis qué ocurre? Te pasan cosas increíbles, adquieres más recursos. Consigues la trascendencia: llegar más allá que ti mismo.

Las marcas personales tienen mucho valor porque nos transmiten el talento de las personas. “Dime con quién vas y te diré quién eres” se apoya sobre ese principio. Si vas con alguien bueno, será porque tú lo eres. Si son malas compañías, será que algo malo tú tendrás también.

Las empresas buscan en los deportistas contagiarse de esos atributos valiosos: quieren la fuerza de Serena, la alegría de Gemma, el tesón de Andrea. E invierten mucho en patrocinios, en vincular su imagen a esas personas. Porque saben que cuando el público se siente inspirado por sus gestas, si están a su lado, también los miran a ellas.

Porque esas personas miran héroes. Quieren ser como ellas. Y al vestir, consumir, usar lo mismo que hacen ellas, se contagian algo de su fuerza.

Deportistas, los superhéroes de carne y hueso

¿Por qué va la afición a un estadio? ¿Es por ver a un grupo de personas persiguiendo un balón en pantalón corto? ¿Es por la curiosidad de saber si conseguirán colar un balón en un aro? ¿Es por ver a alguien intentando saltar unos obstáculos?

La afición sabe que hay mucho más detrás de cada jugada, tiro a canasta o salto. Hay horas de esfuerzo y sacrificio, momentos en que se cayeron y se levantaron. Conocen sus historias, sus viajes, sus aprendizajes. Historias que les hacen vibrar por dentro. El público sabe que están viendo personas ordinarias haciendo cosas extraordinarias.

Que miran héroes.

Como la historia de Katelyn Ohasi. El video de cómo logró un 10 tras una ejecución de un número perfecto a ritmo de boogie y Michael Jackson se volvió viral.

A mí, verlo una y otra vez me pone de buen humor, me da buen rollo.

Pero no se volvió viral sólo por eso. Ni por el 10. Katelyn ya había conseguido esta puntuación otras veces. La gran noticia no era el 10, era que lo habría logrado al levantarse después de un gran bache. Esta deportista se había retirado del equipo olímpico americano abrumada por la presión de no ser demasiado buena, ni demasiado delgada, que incluso le había llevado a tener trastornos alimenticios porque su cuerpo no se ajustaba a los cánones que se espera de las gimnastas.

Katelyn se había caído… y se había levantado. Y su baile demostraba que volvía a vibrar con lo que significaba ser una gimnasta. Demostraba la gesta de una heroína.

 

La visibilidad es imprescindible para la construcción de marcas

¿Sabéis cuánto del patrocinio deportivo está destinado a mujeres deportistas individuales? No llega ni al 1%.

Y a pesar de tan pocos recursos, estas deportistas siguen ganando. A pesar de tener que entrenar después del trabajo y los estudios porque no pueden vivir del deporte. No tienen un salario, a diferencia de los hombres. De tener poco presupuesto para sus equipaciones. De tener que entrenar compartiendo instalaciones con sus colegas masculinos que tienen preferencia. Que sus hazañas y gestas sólo ocupen un pequeño espacio de los medios.

Ellas siguen ganando. Porque son héroes.

Y como cualquier héroe, necesitan ayuda. Ayuda no sólo para ser más competitivas y mejores atletas. Ayuda para construir su marca personal, atraer patrocinios y llevar su ejemplo e inspiración a todas las personas, hombres, mujeres, niños y niñas que las están mirando.

Crear su marca personal les ayudará a que su ejemplo, su historia, su gesta, trascienda. Su marca personal obtendrá más recursos para trabajar más y mejor no sólo a ellas, también a su equipo.

Más financiación, más noticias, más afición acudiendo a verlas, más impacto.

Estas deportistas tienen el sueño de ganar y compartir sus victorias con su afición.

¿Tiene que ser solo un sueño?

La respuesta es no. Y la marca personal las puede ayudar.

Seguro que puedes impulsar más tu talento y mejorar tu marca personal.
Contáctanos y te ayudaremos.

Resuelve el captcha: captcha

  •  
  •  
  •  
  •  
  •