historiasdecracks

Por todos es conocido que las soft skills son importantes para encontrar trabajo. Y también es intuitivo pensar que las soft skills que pide una empresa de gran consumo no tienen por qué ser las mismas que las que pide una empresa industrial. Ahora bien, ¿cómo te quedarías al saber que la misma empresa puede pedir una soft skill en un momento y en otro justo la opuesta?

Así lo contaba LinkedIn en este artículo. Royal Dutch Shell es una empresa energética global que siempre ha valorado las habilidades sociales, incluso cuando las habilidades particulares que premia han cambiado. Por ejemplo, Shell alguna vez consideró importante que los empleados pudieran lograr acuerdos entre las partes interesadas porque las decisiones en la empresa se basaban en el consenso.

Con el tiempo, Shell comenzó a ver que el consenso no siempre conducía a las mejores decisiones. Entonces, la empresa comenzó a alentar las voces disidentes. Como resultado, Shell ahora busca candidatos que sean capaces de desafiar el status quo  de una manera apropiada y efectiva , y que puedan ayudar a la empresa a impulsar la innovación.

Esas habilidades sociales son de vital importancia para Shell y su capacidad para seguir siendo líder en una industria que atraviesa un cambio radical.

Las 20 top skills más demandadas

Os voy a presentar a F. F es un profesional que quiso progresar cambiando de empleo. Valientemente, dejó su anterior trabajo para dedicarse activamente a la búsqueda de otro. Sin embargo, la situación actual y la rigidez del mercado de trabajo nacional no se lo pusieron fácil:

“Tras acabar mi etapa laboral en X empresa de gran consumo por decisión propia, es decir, por baja voluntaria, me puse las pilas en la búsqueda activa de empleo. Sinceramente, pensé que me costaría menos encontrar trabajo, ya que considero que tengo bastante experiencia laboral en el sector y la función en la que quería continuar mis pasos, pero para mi sorpresa y posterior desesperación, no fue para nada ni tan fácil ni tan rápido como yo me hubiera imaginado.”

“Entonces comprendí que hoy en día, las empresas, aparte de las hard skills, también solicitan las soft skills. Empecé a investigar acerca del Business Coaching, inteligencia emocional y PNL. Descubrí y entendí varios factores que han determinado errores que he cometido en mi vida profesional. Me di cuenta que debía estudiar y saber más sobre inteligencia emocional, Coaching y PNL (Programación Neurolingüística)

F intuyó lo que LinkedIn, con sus datos, ya había demostrado, y que el World Economic Forum había explicado en este artículo: que hay 20 hard y soft skills que hoy las empresas piden para reclutar.

soft skills

Hay que conocer las reglas generales y también las especificidades

Como decíamos muy bien, F intuyó lo que sucedía, y buscó ayuda externa de un guía que le orientara profesionalmente:

“Necesitaba la ayuda de algún orientador laboral que me ayudara a mejorar mi CV y mis habilidades comunicativas en una entrevista de trabajo. Entonces, decidí contactar con orientadores laborales como X, Y y Z.” 

“Entendí que debía fortalecer mi CV para captar recruiters y convertir esas visualizaciones en entrevistas. Pero mi sorpresa fue descubrir que ninguna de esas 3 plataformas de orientación laboral me ayudaba. Ninguna me dio un concepto claro de cómo mejorar mi CV. Sus consejos se resumieron en: “tienes que darle más énfasis al diseño de tu CV”. Parecía que sus directrices estaban basadas en mis conocimientos de Diseño Gráfico. Me reí por no llorar. «

Los seleccionadores sabemos que un buen CV es crítico para pasar el primer filtrado. Sin embargo, lo que buscaba F y probablemente las empresas a las que se estaba dirigiendo, era algo más que un buen diseño. 

¿Encontraría F de nuevo trabajo? ¿Sería capaz de transmitir las hard y las soft skills que le estaban demandando aquellas empresas en las que él quería incorporarse para seguir creciendo?

En las skills que antes hemos mencionado, la perseverancia no aparece listada, y sin embargo es como el valor en el soldado. Sin ella, da igual lo que sepas de otras cosas. Abandonando seguro que no se llega a nada. 

Así que F perseveró, como nos cuenta en su relato:

“Después decidí buscar ayuda en profesionales con conocimiento de la materia. Conseguí contactar por LinkedIn con Human Resources de J y K, a quienes les pedí consejos para mejorar mi CV. También acudí a una web Top CV de Inglaterra.”

“Apliqué los comentarios y consejos de estos profesionales y… ¡EN UN MES OBTUVE 5 ENTREVISTAS! Entre ellas, una de Holanda de la empresa X. Pero esto no acaba aquí. El mes siguiente obtuve 5 entrevistas más, entre las cuales otra empresa con reconocimiento internacional: Z. Sin embargo, estas entrevistas nunca se concretaban en nada. Y al ver que obtenía muchas pero no conseguía un contrato firme de trabajo, entendí que necesitaba ayuda para consolidar mi contratación en una entrevista. Casi en todas pasaba la primera ronda de entrevista con los Human Resources, pero en la segunda me tumbaban.”

Quizá F no consiguió un contrato, pero que le llamaran para las entrevistas y lo incluyeran en los procesos de selección ya era una señal material de que su perfil interesaba y llamaba la atención de los seleccionadores. 

Sin embargo, la frustración de no culminar en ningún trabajo ni tener algo fijo seguía presente en la vida de F. Así que él mismo decidió analizar la situación, y al hacerlo se dio cuenta de que todavía no había recibido la ayuda que necesitaba. Los orientadores no le habían dado soluciones prácticas para superar con creces los procesos de selección, y por eso no conseguía llamar la atención de las empresas (o al menos no la suficiente como para quedarse trabajando allí). 

Entonces F volvió a insistir en algunos de los orientadores con los que había trabajado al principio, buscando herramientas para adquirir y transmitir las soft skills que estaba convencido de que eran críticas para encontrar trabajo. ¡Sólo quedaba rematar!

“Volví a contactar con los orientadores laborales de mi comunidad y les expliqué que había conseguido aumentar de manera exponencial el número de entrevistas de trabajo, pero que me faltaba “rematar la faena” con un Business Coaching, inteligencia emocional o un experto en entrevistas de trabajo en español e inglés. Pero no obtuve la ayuda que yo esperaba. El asesoramiento que obtuve fueron links con información de webs de búsqueda de empleo, y la propuesta de un curso de 3 horas en entrevista de trabajo que nunca llegué a realizar.»

Cuando F. me contó su historia me supo mal, pues me consta que hay orientadores que sí que trabajan mucho la inteligencia emocional y la comunicación. La pena fue que NO LOS ENCONTRÓ. Y se ha quedado con la sensación de que todo el mercado de la orientación está anclado en el pasado: 

“Nuestro actual mercado laboral es muy dinámico. Como bien sabes, las empresas exigen mucho más que títulos y experiencia profesional. Sin embargo, nuestros orientadores laborales se han quedado inmersos en un mercado laboral de hace 10 años o más. (…) En mi caso, los orientadores no tenían conocimientos de Business Coaching, inteligencia emocional en el trabajo, PNL, webs profesionales o visibilidad en LinkedIn y otras redes sociales. Personalmente, yo me quedé muy decepcionado.”

Lo que sí que encontró F, ¡fue EMPLEO! Porque tan claro tenía lo que necesitaba, y tan cualificado era para el trabajo que estaba buscando, que cuando se produjo la oportunidad, regresó al mercado laboral. Y desde aquí lo felicitamos.

Una llamada a la reflexión

Encontrar empleo depende de muchos factores, y no sólo de las herramientas que proporcione un consultor de outplacement. Estos serían esos factores por orden de importancia: 

  1. Que la empresa abra una posición para la cual el profesional que está buscando tenga la cualidad
  2. Que se encuentren en el tiempo y en el espacio
  3. Que la organización y la persona sean afines en cultura
  4. Que en el proceso sean capaces de transmitir esa afinidad.

El orientador o consultor de outplacement ayuda SÓLO en el cuarto paso, y no tiene ninguna capacidad de influir en los tres primeros. Ahora bien, en ese cuarto puede ayudar mucho al profesional, no sólo para ser elegido en ese puesto, sino para darle herramientas que luego le ayuden a crecer en el puesto. Las soft skills no son un traje para ponerse el día del examen, sino cualidades que hacen crecer a la persona en su talento y capacidad para colaborar. 

F no sólo se hizo con una manera de encontrar trabajo. F adquirió, durante su proceso de búsqueda, habilidades de resiliencia, comunicación, comprensión social y crítica que estoy segura que le ha hecho crecer como persona y profesional. 

Además, esta historia me hace reflexionar sobre varias cuestiones: 

  1. La importancia de las soft skills. Sigamos los informes que hablan de tendencias, y a la vez, pongamos atención en los cambios que cada empresa señala como soft skills prioritarias para sus ofertas.
  2. La aparente diferencia entre orientadores de mercados más dinámicos y más rígidos. La experiencia de F nos habla de una posible diferencia entre orientadores laborales y consultores de outplacement de mercados más agresivos, que pueden estar conociendo y usando estrategias más eficientes y directas que los de mercados más rígidos. Considero importante observarlos y aprender de ellos lo que sea aplicable.
  3. Los orientadores laborales más innovadores de nuestro mercado deberían invertir en marca corporativa y marca personal para ser encontrados más fácilmente. Me consta la existencia de consultores de outplacement que están en la vanguardia de técnicas para encontrar empleo que incluyen soft skills de creatividad, asertividad y estrategias de inteligencia emocional. Si no fueron localizados por F,  deberían aumentar su visibilidad (corporativa y de marca personal) para ser más visibles y que los profesionales que los están buscando los encuentren.
  4. Hay una necesidad de actualización en algunos orientadores laborales y consultores de outplacement que todavía no están aplicando ni enseñando cómo transmitir las soft skills de creatividad, asertividad, estrategias de inteligencia emocional, etc. Deberían comenzar a hacerlo, y desde aquí los animamos.

Antes, las carreras profesionales eran lineales. Como un tren, todos los vagones seguían la misma vía, y no se salían de ella hasta llegar a su destino. Ahora, los profesionales han dejado de ser trenes para convertirse en senderistas. Senderistas que siguen su ruta con mapa y brújula en mano, pero que cuando descubren otro camino que les gusta más, no dudan en cambiar su ruta para explorar. Y seguramente por ese afán explorador, descubran nuevos sitios donde los trenes no llegan. 

El senderista tiene que conectar con grupos junto a los que subir muchas montañas. Y existen sherpas que les ayudan. Algunos de estos sherpas no siempre están igual de preparados, lo que exige al senderista un esfuerzo extra. Otros, sin embargo, no sólo les ayudan, sino que les enseñan cosas que ya siempre recordarán toda su vida. 

Para los que quieran aprender cómo funciona el complejo mundo de la selección os recomiendo Qué Busca el Headhunter, y El Mapa de tu Talento para los que estén en un momento de transición y necesiten una guía para fijar su dirección.

Seguro que puedes impulsar más tu talento y mejorar tu marca personal.
Contáctanos y te ayudaremos.

    •  
    •  
    •  
    •  
    •  
    ¡Hablemos!
    1
    ¿Necesitas ayuda?
    Encantada de saludarte, soy María José del equipo de Arancha Ruiz ¿En qué te podemos ayudar?